Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Canal de YouTube Instagram Feed RSS de Noticias

Consejos de Fit Factory

ENTRENAR CON UN AMIGO NO SIEMPRE ES BUENO

31 de octubre de 2015 - 11:15 por Fit Factory

Cuando decidimos acudir al gimnasio o hacer ejercicio por primera vez, muchas veces recurrimos a algún amigo cercano o incluso a nuestra pareja para que nos acompañe, y es que hay que tener en cuenta que la mayoría de las veces nos da pereza y necesitamos ese pequeño empujoncito de otra persona que nos motive a ir en un momento dado. Seguro que cuando ya pilles el truco al gimnasio, estés a gusto con el ambiente y notes resultados ya no será necesario, puesto que tú mismo tendrás suficiente motivación para no querer perderte ni un día de entrenamiento.

 

Por lo general nuestros amigos o nuestra pareja se parecen mucho a nosotros, tenemos gustos o hobbies similares y conlleva a que en el terreno del ejercicio también seamos compatibles y compartamos el gusto por el deporte haciendo que las sesiones de entrenamiento sean más productivas, gracias como decíamos a la motivación que recibimos de la otra persona.

 

Pero no todo lo que reluce es oro y hay veces en las que la otra persona puede influir sobre nosotros de manera negativa, haciendo que avancemos más lentamente y que consigamos evolucionar más despacio o todo lo contrario, forzándonos al máximo con la posibilidad de poder lesionarnos. Por ello hoy vamos a analizar los pros y los contras de entrenar con amigos para que cada uno analice su situación y decida si eso está influyendo bien en su entrenamiento o no.

 

Pros de ir acompañado al gimnasio

 

Mayor motivación que si entrenas sólo. Si un día no nos apetece entrenar, esa persona estará ahí para animarnos a coger la bolsa e ir al gimnasio, al principio nos haremos los remolones, pero después decidiremos que ha sido una buena decisión hacerle caso. Y no sólo influirá en nosotros para ir al gimnasio, también será positivo para ir mejorando en ciertos ejercicios, y si no ¿Qué me dices de ese momento en el que no podemos levantar una mancuerna o una serie de barras más veces, y esa persona nos anima y ayuda a hacerlo una vez más? Sí, gracias a esa vez de más que nos “obliga” a hacer de vez en cuando, conseguiremos ir prosperando físicamente.

 

Si entrenamos junto a otra persona podemos compartir con ella nuestros logros o incluso los logros comunes en caso de que participemos en una competición como una carrera.

 

Si además nuestro compañero lleva más tiempo que nosotros yendo al gimnasio o haciendo ejercicio, nos podrá servir como base para decirnos qué tipo de ejercicios podemos hacer o incluso en algún momento puede corregirnos si no estamos manteniendo una postura correcta.

 

Sin embargo debemos tener cuidado y prestar mucha atención, porque aunque un amigo o pareja en algún momento nos sirva de motivación o ayuda, no debemos fiarnos 100% de lo que nos dice (a no ser que sea una persona muy bien preparada) porque para eso están en los gimnasios los instructores que nos ayudarán en cualquier momento a resolvernos todas las dudas que tengamos, no te de vergüenza preguntar todas tus inquietudes, pues te ayudarán y además te recomendarán qué es lo más apropiado para ti.

 

Y es que como íbamos diciendo, debemos huir de ese amigo o pareja que ya sea porque lleva más tiempo que nosotros y ve que un poquito le admiramos o porque ha visto, leído o buscado información en Internet o en cualquier sitio, cree tener las claves para que consigamos nuestros objetivos de manera adecuada.

 

Huye en cuanto puedas de este amigo/profesor ya que aunque sepa más que tú, tiene una experiencia y unos conocimientos muy bajos y es muy probable que te recomiende según lo que cree que te puede ir bien pero no sea así y por tanto, con el tiempo, no consigas los resultados que esperas y acabes desmotivado porque no notas mejoría.

 

Ten en cuenta que cada persona es distinta y que aunque pueda parecerlo vuestra forma física no será la misma, es decir, no podéis hacer los ejercicios al mismo nivel, ni podréis plantearos los mismos objetivos, máxime cuando seáis dos personas de sexo diferente, pues por lo general las mujeres quieren focalizarse en unas zonas y los hombres en otras. Si a ti te gustan las clases colectivas y a la otra persona la sala de máquinas ¿No os parece una mejor opción ir juntos al gimnasio pero entrenar por separado a tener que hacer lo que al otro le gusta pero a ti no?

 

Por último, olvídate de chiquilladas y evita la mala competitividad, vais al gimnasio para mejorar vuestra condición física, no para hacer competiciones que aunque parezcan divertidas pueden traer consecuencias como intentar levantar más peso del que eres capaz solo por superar a tu amigo. Ten cuidado, ¡puedes lesionarte!

 

Recuerda que entrenar con un amigo tiene su parte buena gracias a la cual conseguiréis motivación extra pero siempre prestando mucha atención a que las recomendaciones que te haga puedan no ser las mejor

Volver al índice de consejos


Consigue una semana gratis en Fit Factory

Redes sociales

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Canal de YouTube Instagram Feed RSS de Noticias
APP para Android APP para IOS Fit Factory
Carretera Ronda-El Burgo, Km 0 - RONDA 29.400 (Málaga)
Teléfono 952 87 83 32
Este sitio web usa cookies propias y de terceras empresas para su funcionamiento y para estadísticas. Si continúa navegando entendemos que las acepta. Más información - X