Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Canal de YouTube Instagram Feed RSS de Noticias

Blog de Fit Factory

COMO HACER UNA COMPRA SALUDABLE PARA UNA SEMANA POR 45 EUROS

09/04/2018 por Fit Factory

COMO HACER UNA COMPRA SALUDABLE PARA UNA SEMANA POR 45 EUROS

Aunque muchos de los alimentos considerados sanos tienen un costo superior a los de baja calidad nutricional, llevar una dieta equilibrada por un precio razonable es posible. Para demostrarlo, hemos hecho una compra saludable para una semana por 45 euros.

Lo primero: planificar antes de comprar

La organización y planificación de las comidas es fundamental si queremos comer más sano sin derrochar dinero, pues en base al menú planeado efectuaremos la compra después.

Por eso, comenzaremos mostrando un menú semanal saludable, con ingredientes de estación que son los que conseguiremos a menor precio y de buena calidad en esta época del año:

Lunes:

DESAYUNO: Vaso de leche con tostadas de pan integral con aceite de oliva y tomate.

MEDIA MAÑANA: Tazón de leche con avena, nueces y mandarina en gajos.

COMIDA: Salteado de pollo, pimiento y arroz con almendras. Plátano.

MERIENDA: Vaso de leche con tostadas de pan integral con mermelada casera de frutas sin azúcar.

CENA: Filetes de merluza con crujiente de limón, romero y tomillo acompañados de ensalada de lechuga y tomate. Kiwi.

Martes:

DESAYUNO: Tazón de leche con avena, pipas de girasol y fresas frescas.

MEDIA MAÑANA: Zumo de naranja con galletas de avena y manzana

COMIDA: Verduras guisadas con alubias y pasta. Pomelo.

MERIENDA: Vaso de leche y tostadas de pan integral con queso fresco.

CENA: Berenjenas rellenas de champiñones y castañas al microondas. Manzana.

Miércoles:

DESAYUNO: Té o café con tostadas de pan integral con aceite de oliva y tomate.

MEDIA MAÑANA: Yogur natural con kiwi en trozos y nueces picadas.

COMIDA: Dorada a la marsellensa con papas al natural. Naranja

MERIENDA: Vaso de leche con pan integral con mermelada.

CENA: Acelgas arcoiris salteadas con jamón. Mandarina

Jueves:

DESAYUNO: Smoothie bowl de fresas, plátano y queso fresco con avena.

MEDIA MAÑANA: Zumo de naranja y tostadas de pan integral con tomate y aguacate.

COMIDA: Ternera a la plancha con boniatos asados con especias. Plátano

MERIENDA: Vaso de leche y tostadas de pan integral con queso fresco y mermelada.

CENA Falso pappardelle de calabacín con tomatitos salteados y queso de cabra. Manzana.

Viernes:

DESAYUNO: Vaso de leche con tostadas de pan integral con aceite de oliva y tomate.

MEDIA MAÑANA: Tazón de leche con avena, kiwi en trozos y nueces picadas.

COMIDA: Garbanzos tostados al pimentón con langostinos y espinacas. Mandarina

MERIENDA: Batido de leche, plátano y naranja con pipas de girasol.

CENA:Tortilla de escarola. Gelatina.

Sábado:

DESAYUNO: Zumo de naranja y pan integral con queso fresco y mermelada.

MEDIA MAÑANA: Vaso de leche con tostadas de pan integral con aceite de oliva y tomate.

COMIDA: Ensalada de pasta, coliflor y olivas negras. Pomelo

MERIENDA: Tazón de leche con gajos de mandarina y avena.

CENA: Ensalada templada de endivias braseadas con ventresca. Mandarina.

Domingo:

DESAYUNO: Tazón de leche con quinoa, uvas pasas y pipas de girasol.

MEDIA MAÑANA: Batido de plátano y leche con cacao en polvo sin azúcar.

COMIDA: Alubias al horno con salsa de tomate, cuscús y queso feta. Manzana

MERIENDA: Zumo de pomelo con tostadas de pan integral con aguacate y tomate.

CENA: Sopa reconfortante de pollo y miso con verduras. Naranja.

Es importante para llevar una dieta sana y accesible a nuestro bolsillo, cocinar más en casa y dejar a un lado los precocinados así como todo tipo de comidas listas para consumir que no sólo poseen baja calidad nutricional sino que además, encarecen considerablemente nuestra dieta.

La lista de compra

En base al menú anterior que incluye algunas recetas, hemos hecho una lista de compra saludable, considerando todos los alimentos que necesitamos para la elaboración de los platos que se mencionan.

Teniendo en cuenta raciones para una sola persona, hemos listado los siguientes ingredientes que mostramos con sus respectivas cantidades y precio, obteniendo una compra final semanal para una persona de 44,30 euros, basada en los datos de Mercadona.

Puedes ver la lista de la compra completa, dividida en tipos de alimentos, con sus cantidades y sus precios para elaborar nuestro menú en la siguiente galería de imágenes.

Foto de Lista de la compra saludable (1/7)

Foto de Lista de la compra saludable (2/7)

Foto de Lista de la compra saludable (3/7)

Foto de Lista de la compra saludable (4/7)

Foto de Lista de la compra saludable (5/7)

Foto de Lista de la compra saludable (6/7)

Foto de Lista de la compra saludable (7/7)

Es importante aclarar que en el menú se menciona muchas veces pan integral, y sólo se ha enlazado una receta, haciendo lo mismo con la mermelada sin azúcar. En estos casos, sugerimos su elaboración una vez por semana y su uso diario cuyas cantidades serán suficientes para todo el menú y nos permitirán evitar un gasto innecesario.

Además de todos los ingredientes mencionados en la lista de compra, se consideró un 5% del total del valor, que corresponde a condimentos y especias que se utilizan en escasas cantidades y que solemos tener en casa, logrando así una compra de menos de 50 euros por persona para una semana.

Es fundamental usar ingredientes de estación, cocinar más en casa y sólo acudir a algunos productos mínimamente procesados que son sanos y que nos ayudan a facilitar la elaboración de algunos platos como legumbres en conserva y pescados enlatados.

Consejos extra para lograr una compra sana y barata

Además de planificar un menú y la compra en función de esto, siempre es importante considerar otros aspectos para lograr una compra saludable como por ejemplo, no dejarnos guiar por las promociones y ofertas que pueden resultar engañosas y que nos obligan muchas veces a gastar en productos o alimentos que finalmente no usamos.

Por otro lado, acudir al supermercado sin hambre es fundamental para no tener que estar peleando contra la tentación todo el tiempo. Y ajustarnos a una lista de compra previamente elaborada en base a nuestro menú también es de importancia para no gastar en exceso.

Por último, cuestionar si realmente vale la pena comprar un producto de reconocida marca dada la utilidad del mismo siempre es de ayuda o bien, comprar en mayores cantidades si se trata de un alimento que usaremos mucho y no es de corta vida útil. En este último caso, recomendamos comprar más de harina integral, arroz, avena y otros cereales así como también de leche pasteurizada, pues su alto consumo y su menor costo por cantidad siempre nos señala que lo conveniente es comprar una vez y disponer del alimento todo el mes o por más tiempo.

Con todos estos consejos y con una adecuada planificación ha quedado demostrado que es posible lograr una compra saludable para una semana por 45 euros por persona.

COMIDA SANA PARA ANTES Y DESPUÉS DEL GIMNASIO

13/03/2018 por Fit Factory

COMIDA SANA PARA ANTES Y DESPUÉS DEL GIMNASIO

Que en la mayoría de los casos tenemos que comer antes de entrenar es algo que está claro, y si no lo barajas como una necesidad ya te vamos alertando de que no hagas tonterías porque las hipoglucemias son muy peligrosas y no es buena idea entrenar tras haber pasado ayunos prolongados de más de 10 horas o lo que es lo mismo, entrenar tras haberte saltado dos comidas. Ante la duda siempre es mejor incluir una comida saludable que entrenar en ayunas.

Además de esta puntualización sobre los peligros de un ayuno mal enfocado, el otro problema es identificar qué comida sana es mejor tomar antes y después de entrenar, te damos las pautas que debes tener en cuenta para hacer la mejor elección:

COMIDA SANA PARA ANTES DEL GIMNASIO:

Antes del gimnasio tenemos que tener en cuenta algo fundamental, ¿cuánto tiempo necesitamos para digerir lo que hemos comido? Por lo general si eres de digestión rápida deberás esperar al menos una hora antes de ponerte manos a la obra o 2 horas si eres de los lentitos en esto de hacer la digestión. No es ninguna tontería, es necesario esperar porque cuando haces la digestión tu cuerpo destina toda la sangre al estómago e intestinos por lo que si alteras este proceso poniéndote a entrenar con intensidad ni harás bien la digestión y además sufrirás molestias digestivas durante el entrenamiento. 

COMIDA SANA Y NO TAN SANA QUE NO DEBES COMER NUNCA ANTES DE ENTRENAR:

Justo antes de entrenar debes evitar los alimentos con mucha fibra como las ensaladas o las legumbres, también los alimentos muy grasos como las hamburguesas o la carne que no sea magra. Evita también cualquiera lácteo que no sea un yogur.

En cuanto al tipo de fruta más recomendable depende del índice glucémico de esta, por lo general las frutas con un índice glucémico bajo son perfectas para antes de entrenar para lograr así que te dure la energía durante todo el entreno, en cambio las de índice glucémico alto es mejor dejarlas para después ya que son azúcares muy rápidos que favorecen una rápida recuperación e hidratación. En la siguiente tabla puedes encontrar el listado con las mejores frutas para antes y después de entrenar y que no dudes de la comida sana que debes seleccionar en cada momento:

Fruta para antes de entrenar:

  • Fresas
  • Manzana
  • Cerezas, moras y arándanos  
  • Pomelo
  • Uvas Pasas y dátiles 
  • Pera
  • Ciruela
Fruta para después de entrenar:
  • Sandía 
  • Melón
  • Naranja o zumo de naranja natural
  • Plátano
  • Mango
  • Piña 

Teniendo en cuenta estas consideraciones, una buena idea puede ser incluir proteína ligera con algo de carbohidratos como un bocadillo pequeño, barritas caseras o un batido de proteínas de plátano y manzana. Y si necesitas energía extra para tu entreno un buen truco es tomarte un café solo o té verde o negro. Estas bebidas pueden considerarse comida sana.

Recetas de comida sana para antes de entrenar:

  • Smothies de plátano y naranja para llenarte de energía
  • Batido quemagrasa natural, (evita la col rizada si es para antes de entrenar)
  • Barritas caseras de cacao altas en proteína
  • Bocadillo ibértico sport

COMIDA SANA POST GIMNASIO:

Aprovechar la ventana metabólica es el objetivo de la ingesta post entreno. ¿Sabes qué es la ventana metabólica? Se refiere a ese periodo de tiempo con mayor capacidad para que lo que comas te ayude a recuperarte, rellenando tus reservas de glucógeno y regenerando la musculatura. Abarca unos 45 minutos y es el periodo ideal para tomar nutrientes de calidad y apropiados (carbohidratos, proteínas, vitaminas, minerales...).

En este sentido, entre los alimentos perfectos para recuperar se encuentra la leche, el cacao y frutas como la sandía, el melón, el plátano o la manzana. Una buena idea puede ser tomar una manzana caliente con poco de canela, un vaso de leche con cacao natural, también puedes mezclar las frutas con semillas para conseguir antioxidantes o una rebanada de pan con medio aguacate o con pollo o salmón.

Recetas de comida sana para después de entrenar:

  •  Batido recuperante de chocolate y plátano
  •  Batido de piña, plátano y tofu para recuperarte
  • Gazpacho de sandía
  • Ensalada de espinacas y fresas
  • Tostada de pollo y manzana

¿ENTRENAR EN AYUNAS? ¿ES UNA BUENA IDEA?

Pues depende del objetivo que busques. Si lo que necesitas es perder grasa entrenar en ayunas a primera hora, si has cenado comida sana de una forma adecuada con una buena fuente de carbohidrato, puede ser una muy buena estrategia porque los músculos tendrán acumulados el suficiente glucógeno como para resistir un buen entreno, eso sí ten mucho cuidado con la intensidad, sobre todo si no estamos habituados a hacerlo. En cambio, si tu objetivo es desarrollar músculo el entrenamiento en ayunas no es lo más recomendable, lo ideal es que incluyas entre 20 o 30 g. de proteína y algo de carbohidrato (mira siempre que sean alimentos saludables) antes de ir a sala de fitness.

¿NOVATO EN EL GYM? ¡TE ECHAMOS UN CABLE!

10/01/2018 por Fit Factory

¿NOVATO EN EL GYM? ¡TE ECHAMOS UN CABLE!

Queridos recién llegados al gym. Empieza un año nuevo y habéis decidido poneros en forma. Bien, estamos orgullosos de vosotros, porque en Fit Factory nos preocupamos de la salud y el fitness.

Primero de todo, hablemos del motivo por el que estáis aquí. Quizás os habéis dado cuenta de que vuestros pantalones no os entraban en los últimos meses. Puede que hayáis comido y bebido demasiado últimamente. Tal vez llevas años sin hacer deporte o has tenido algún susto con la salud, o algún familiar cercano lo ha tenido. Sea lo que sea, tienes alguna razón para empezar el año haciendo deporte.

El segundo paso es el equipamiento. Hay dos tipos de personas que van diciendo ”No sé qué hago aquí”: el que lleva pantalones con bolsillos y botas de montaña y el que va equipado desde los pies a la cabeza con lo más caro en ropa deportiva. No seas ninguno de esos dos tipos. Cómprate unas zapatillas cómodas, un par de camisetas de deporte y de pantalones cortos y calcetines. Importante los calcetines.

Ahora ya tienes un motivo y ropa. Estás preparado. Te has inscrito al gimnasio con la intención de machacarte un año entero. Vas a intentar sacar lo mejor de ti mismo durante 360 días del año. No vas a faltar ni un sólo día. Pues vamos a ser realistas, la mayoría no irá más de 15 días en todo el año. El reto que te proponemos es que no seas ese que va 10 días seguidos y desaparece hasta el verano.

Intenta dosificar el comienzo en el gimnasio y crea una rutina. Empieza acudiendo un par de veces a la semana, luego tres días semanales… encuéntrate cómodo, define tu objetivo y lógralo con trabajo y paciencia. Y por supuesto con nuestra ayuda. 

Buena suerte y ¡Ánimo!

PORQUE ES TAN IMPORTANTE QUE SIGAS ENTRENANDO DURANTE LAS NAVIDADES SI NO QUIERES SUBIR DE PESO

27/12/2017 por Fit Factory

PORQUE ES TAN IMPORTANTE QUE SIGAS ENTRENANDO DURANTE LAS NAVIDADES SI NO QUIERES SUBIR DE PESO

Navidades: época de ritmo frenético con el trabajo, las compras de los regalos y las comidas y cenas familiares, los niños en casa... y nos encontramos con que unas veces por falta de tiempo y otras por la pereza de ponernos a hacer ejercicio en lugar de descansar, dejamos de lado los hábitos saludables, comemos más de la cuenta y apenas hacemos ejercicio.

Las fiestas navideñas cada año "comienzan" antes, por lo que cada año disponemos de más días "de peligro" en los que podemos acumular más kilos y más grasa de la deseada debido a los múltiples compromisos sociales: comidas y cenas familiares, comidas y cenas de empresa, atracones de dulces típicos de estas fechas, las copas de nochebuena y nochevieja, el cotillón de la noche de reyes, el ya clásico roscón en cualquiera de sus variantes (sin relleno, con nata, con trufa, con chocolate)... Sin duda, el ambiente obesogénico se vuelve más virulento en estos días (o semanas mejor dicho) y por ende la importancia de seguir realizando ejercicio físico se acentúan.

Con el frenesí de estas fechas, ya desde principios del mes de Diciembre cuando empezamos con el puente de la Constitución, nuestra vida diaria se vuelve un poco caótica, ya que todo el mundo se empieza a agobiar con hacer las compras, prepararlo todo para las navidades, los regalos, las compras de última hora... y realizar ejercicio físico es una gran opción para reducir este estrés.

No debemos olvidar que el estrés es responsable del aumento de los niveles de cortisol, hormona que está relacionada con el aumento de peso, por lo que realizar ejercicio físico, ya sea en casa, en un gimnasio o al aire libre, será sin duda la opción más saludable para evitar que esos nervios nos lleven directos a la despensa y a ir cogiendo kilos de más.

Otro efecto beneficioso de no abandonar la práctica deportiva, es mantener los niveles de motivación: si dejamos de hacer deporte y cogemos peso, es muy posible que nos sintamos posteriormente culpables y puedan caer los niveles de motivación. Sin embargo, si continuamos ejercitándonos durante estas fiestas, además de mantener un mejor humor y mejor ánimo debido a la liberación de endorfinas, seremos capaces de mantener los niveles de motivación necesarios para no abandonar "por falta de tiempo".

Obligarnos a seguir entrenando con regularidad nos ayudará también a mantener nuestra rutina, por lo que seguiremos generando adherencia con el paso de los días y reduciremos las posibilidades de abandonar. Y si además, no acudes a entrenar y cuentas con un compañero de entrenamientos, la motivación puede ser mutua y mucho mayor, ya que al final cuando entrenamos con algún amigo tendemos a querer competir y nos acabamos esforzando más que si entrenáramos nosotros solos.

Si la ingesta calórica va a aumentar debido a los numerosos compromisos sociales y familiares y al aumento en la disponibilidad de alimentos ultraprocesados, reducir el tiempo que dediquemos a realizar alguna actividad física lo único que va a producir es un empeoramiento de nuestra salud. Por ello, continuar realizando deporte va a mantener el proceso de quema de calorías "casi intacto", y si bien puede que no perdamos peso, al menos evitaremos ganarlo mientras nos mantengamos activos.

Ser capaces de mantener nuestra rutina de entrenamientos a pesar del frenesí de las fechas navideñas nos puede hacer ver a ojos de los demás como un buen ejemplo a seguir, lo cual es algo muy positivo debido a los numerosos malos ejemplos que abundan en esta época en forma de anuncios televisivos, en paradas de autobuses, internet, prensa...

Pensar, que si sois capaces de cambiar los hábitos de una persona y ayudarla a mejorar su salud, la contribución que estáis haciendo tanto a esa persona como a su entorno es sin duda algo altamente beneficioso y con mucho más valor del que podáis pensar.

Además, cuando hablamos de ser un ejemplo para los demás, debemos pensar que este punto cobra muchísima importancia si tenemos niños, pues muchas veces aprenden y toman como referencia los modelos más cercanos a ellos, es decir, sus padres, motivo por el cual es importante que nos vean realizando actividades deportivas, comiendo de forma saludable...

SARTÉN DE GRANADA Y HUEVOS. RECETA SALUDABLE

11/12/2017 por Fit Factory

SARTÉN DE GRANADA Y HUEVOS. RECETA SALUDABLE

¿Habéis fruncido el ceño al leer la receta? No os culpamos, la verdad es que en nuestra cocina no es habitual ver elaboraciones calientes con granada, y menos en salado. Pero os aseguramos que esta sartén de granada y huevos es un plato muy rico, rapidísimo y además saludable y muy nutritivo.

Al parecer es un plato típico de desayuno en Azerbaijan, llamado narnumru. Lo más costoso es desgranar la fruta, aunque una vez le pillas el tranquillo se hace rápido. Aconsejamos desgranar dos o tres ejemplares de una sentada y así tener reservas en la nevera para servir con lo que más nos apetezca, o picotear.

Ingredientes:

Para 2 personas:

Cebolleta o media cebolla dulce: 1

Granada medianas: 2

Huevos: 2

Pimienta negra.

Aceite de oliva virgen extra.

Hierbas provenzales al gusto.

Sal.

Dificultad: Fácil

Tiempo total: 20 m

Elaboración: 5 m

Cocción: 15 m

Desgranar las granadas. Es fácil si se saca la parte de arriba como una tapa y luego se hacen cortes paralelos hacia abajo, siguiendo las membranas internas. Así se sacan "gajos" fáciles de desgranar. Otra opción es cortar por la mitad, golpearlas sobre un cuenco con agua y dejar que caigan. Las membranas flotarán, así que solo hay que retirarlas y escurrir el agua para coger la fruta.

Picar la cebolleta o media cebolla y pochar a fuego medio con una pizca de sal en una sartén amplia con aceite. Cuando esté transparente, añadir la granada, salpimentar y saltear durante unos 7-8 minutos. Romper encima los huevos y dejar que cuajen al gusto, dejando la yema más bien líquida.

Servir inmediatamente con hierbas al gusto, un chorrito de aceite y pan al lado para acompañar (opcional).

Como hemos comentado, la sartén de granada y huevos es un plato de desayuno en su origen, pero es una receta versátil para tomar al mediodía o en la cena. Con dos huevos por persona se convierte en un plato bien saciante si además lo tomamos con una pieza de buen pan.

ENTRENAMIENTO Y EDAD. LAS CLAVES PARA AUMENTAR LA VIDA DEPORTIVA

29/11/2017 por Fit Factory

ENTRENAMIENTO Y EDAD. LAS CLAVES PARA AUMENTAR LA VIDA DEPORTIVA

¿Piensas que es complicado seguir haciendo deporte después de los cuarenta?

¿Quieres ponerle freno al deterioro físico que puede acarrear el paso de los años?

Sabemos que eres y siempre serás joven, por eso te vamos a contar cómo orientar tus entrenamientos para que se siga notando.

Ser deportista implica no solo dedicar una parte de nuestro tiempo a una actividad saludable, también conlleva plantearse retos, sobreponerse a dificultades o conseguir objetivos que hace tiempo nos parecían inalcanzables. Uno de los falsos mitos que ha rodeado al deporte durante muchos años ha sido que este tenía una etapa en nuestra vida, generalmente desde la infancia o la adolescencia, como un juego, hasta que nos acercamos a los 40 y que una vez superada esta etapa era mejor dedicarnos a otras actividades "más tranquilas". Afortunadamente, la fisiología del ejercicio nos indica que nuestro posible declive físico está relacionado con factores atribuibles a la edad y también con nuestro estilo de entrenamiento. 

Cuando hablamos de rendimiento deportivo, el ciclo normal es que este mejore de forma sustancial durante 10 años desde que finaliza la adolescencia hasta aproximadamente los 30 años, edad en la que, dependiendo de la especialidad deportiva, se alcanza el pico máximo de rendimiento a nivel fisiológico. A partir de ahí, se produce un declive, en principio muy lento, a veces tan imperceptible que se puede enmascarar o incluso revertir con otras cualidades como la experiencia, un mejor autoconocimiento, entrenamientos más efectivos, etc. Sin embargo, a partir de los 40 esa tendencia a la baja se hace más evidente. Si el motivo por el que haces deporte de forma regular es porque te diviertes o quieres vivir una vida larga y saludable, realmente no te preocupará en absoluto tener menos capacidad aeróbica o unos músculos no tan firmes como hace unos años.

Aunque es posible que tú, como deportista, no solo estás pensando en vivir muchos años, sino en dotar a tu vida de sentido, seguir asumiendo retos, superarte y sacar todo el partido posible a tu actividad deportiva. Es decir, hacerlo lo mejor posible, poner todos los obstáculos posibles a tu declive fisiológico. Kristin Armstrong, cuando casi a sus 43 años disputaba la contrarreloj de ciclismo de los JJOO de Río, no pensaría que con ello alargaría su vida, simplemente soñaba con vencer una vez más (también había ganado el oro en Pekín y Londres), demostrar que seguía siendo competitiva, que podía ganar a las más jóvenes y que, a pesar de su edad, tenía recursos suficientes para ser la mejor. Y lo logró, ganó su tercera medalla de oro y subió al podio con su hijo Lucas (6 años) y nos brindó una de las imágenes más emocionantes e inolvidables de los Juegos Olímpicos.

Obviamente, el objetivo no es que ganes ninguna medalla, simplemente pretenddemos que olvides la excusa de la edad para justificar que ya no puedes entrenar con la misma intensidad de antes o ser igual de competitiva. Aunque es una creencia generalizada en la sociedad actual que los cambios producidos por el envejecimiento se manifiestan a una determinada velocidad, son inevitables y están completamente fuera de nuestro control, la realidad es que la edad simplemente es un dato biográfico a tener en cuanta ya que las personas solo envejecen cuando se acomodan y dejan que su entorno les dicte lo que tiene que ocurrir en sus vidas.

Afortunadamente, las deportistas nos salimos del ámbito general de la sociedad, tenemos mejor forma física, más salud, más ilusión y eso nos hace sentirnos también más jóvenes. Y además, cuando miras a tu alrededor, te das cuenta de que el verdadero antídoto contra lo que dice tu fecha de nacimiento es salir a correr o caminar, montar en bici o nadar siempre que puedes. No obstante, es innegable que el paso de los años tiene una serie de efectos sobre la fisiología de la deportista. Los más importantes son los siguientes:

 

• Disminución de la capacidad aeróbica (VO2max).

• Reducción de la frecuencia cardíaca máxima.

• Disminución del volumen de sangre bombeada en cada latido del corazón.

• Pérdida de fibras musculares que provoca disminución de la masa muscular y la fuerza.

• Pérdida de la cantidad de enzimas musculares.

• Reducción del volumen sanguíneo.

 

¡Hasta la próxima!

ACTIVIDAD FÍSICA EN LA ADOLESCENCIA PARA TENER UNOS HUESOS SANOS Y PREVENIR LA OSTEOPOROSIS

10/11/2017 por Fit Factory

ACTIVIDAD FÍSICA EN LA ADOLESCENCIA PARA TENER UNOS HUESOS SANOS Y PREVENIR LA OSTEOPOROSIS
La adolescencia es una etapa muy importante en la formación de nuestros huesos. Una reciente revisión sistemática ha confirmado que la realización de actividad física en esta etapa es una estrategia vital para este fin.

La osteoporosis es una enfermedad esquelética sistémica progresiva marcada por una baja masa ósea y un deterioro micro-arquitectural del tejido óseo, lo que resulta en fragilidad ósea, con la consecuente mayor susceptibilidad a la fractura.

La incidencia de osteoporosis aumenta significativamente con el avance de la edad y suele ser silenciosa, sin signos y síntomas de disminución de la densidad ósea.

La fractura ósea suele presentarse como la primera presentación de la osteoporosis, atribuyéndose a esta enfermedad, a su vez, una morbilidad y unos costes significativos, además de una calidad de vida reducida.

Por tanto, las estrategias preventivas son un primer paso crucial para superar este problema global. La prevención de la osteoporosis se lleva a cabo maximizando la acumulación de tejido óseo durante los años de crecimiento, manteniendo la adquisición de tejido óseo durante la edad adulta y reduciendo la pérdida ósea en ancianos.

Durante la adolescencia se produce una acumulación de mineral óseo, el cual continúa acumulándose hasta que se logra el pico de masa ósea, el cual se refiere a la acumulación máxima de masa y fuerza ósea depositada en la vida de una persona al final del período de crecimiento.

El período de tiempo difiere, ya sea durante las primeras dos décadas, principios de la tercera década, finales de la tercera década de la vida o incluso tan temprano como a los 16 años de edad.

Después de que se logre el pico de masa ósea, el hueso se pierde a una tasa de aproximadamente 0,5%-1,0% por año en la mayoría del sitio esquelético. Por tanto, el pico de masa ósea, junto con la pérdida de hueso subsecuente, son determinantes importantes asociados con los riesgos de la osteoporosis.

Curiosamente, la adolescencia ofrece una ventana de oportunidad en los críticos años que rodean la edad de acumulación de mineral óseo máximo.

Alrededor del 26% del pico de mineral óseo del cuerpo entero de los adultos se acumulan durante este tiempo clave. Así, los años de adolescencia podrían ser la última oportunidad para maximizar el pico de masa ósea. Como hemos comentado anteriormente, un pico alto de masa ósea es un importante determinante en la prevención de la osteoporosis y el riesgo de fractura osteoporótica.

Un pico alto de masa ósea es un importante determinante en la prevención de la osteoporosis y el riesgo de fractura osteoporótica.

La detección temprana y la prevención para mejorar la salud ósea sólo será posible mediante la identificación de factores de estilo de vida modificables que pueden aumentar la acumulación mineral ósea.

Durante esta “ventana crítica”, la detección temprana podría identificar a los adolescentes en riesgo de baja masa ósea, seguida por la modificación de factores de estilo de vida.

Varios factores modificables del estilo de vida pueden contribuir a la salud ósea del adolescente. Estos incluyen la actividad física, los medicamentos, el peso corporal, la nutrición sana y otros factores del estilo de vida, como el tabaquismo, que pueden deteriorar la salud ósea.

Uno de los factores más importantes, seguramente el que más, es la actividad física, la cual juega un papel muy importante durante esta etapa de la vida para la prevención de la osteoporosis futura.

Una reciente revisión sistemática ha evaluado y proporcionado información sobre la influencia de la actividad física de los adolescentes en la maximización de la masa ósea máxima (pico de masa ósea). Los resultados han sido muy claros, por lo que voy a ser breve.

El aumento de la actividad física regular durante la edad de acumulación de hueso óseo máximo es beneficioso en el fomento de la adquisición ósea (masa ósea, geometría ósea, arquitectura ósea y fuerza ósea) como un todo. Por lo tanto, la implementación de la actividad física regular iniciada en la vida temprana, particularmente durante la adolescencia, es la clave para lograr un hueso sano y una forma práctica de superar la creciente incidencia de osteoporosis y el riesgo futuro de fractura.

Una vez más queda demostrada la importancia de la actividad física en nuestras vidas. Debemos concienciarnos de una vez en que debemos realizar ejercicio durante toda nuestra vida (en todas las etapas) si queremos tener una mejor salud y calidad de vida y reducir el riesgo de enfermedades y muerte.

¿QUE DIFERENCIAS HAY ENTRE CORRER EN UNA CINTA A CORRER EN EL EXTERIOR?

24/10/2017 por Fit Factory

¿QUE DIFERENCIAS HAY ENTRE CORRER EN UNA CINTA A CORRER EN EL EXTERIOR?

Correr en una cinta o tapiz rodante es muy similar a hacerlo al aire libre, pero no es exactamente lo mismo. Las sutiles diferencias entre correr en cinta y correr al aire libre han llevado a algunos corredores y entrenadores a preguntarse si hay formas de manipular los entrenamientos llevados a cabo en cinta para hacerlos más parecidos a correr al aire libre. Estas investigaciones han dado como resultado la práctica común de ajuste de la cinta de correr a una inclinación o pendiente de un 1%. 

¿Que Diferencias hay entre Correr en una Cinta a Correr en el Exterior?

La idea detrás de esta práctica es que el coste energético de la carrera a un ritmo concreto en la cinta es ligeramente menor al requerido mientras se corre al aire libre, ya que no hace falta “luchar” contra la resistencia del aire. Por la misma razón, también es más fácil disipar el calor corporal corriendo al aire libre que al correr en una cinta. Al incrementar el ángulo de la cinta al 1%, esta discrepancia desaparece y correr en la cinta ya no es más "fácil" que correr al aire libre. 

La regla del 1% proviene de un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Brighton, Inglaterra, en 1996. Lo que los investigadores encontraron fue que en realidad el coste energético de la carrera en la cinta era casi igual al coste energético de la carrera al aire libre al correr a una velocidad de de 12k/h o más lento. Por el contrario, el coste energético de correr en la cinta era más bajo cuando se corría a velocidades de 13.5 k/h o superiores y era igual cuando en la cinta se seleccionaba una pendiente del 1%. Esto se debe a que la resistencia del aire aumenta a ritmos más rápidos cuando uno corre al aire libre. 

Por tanto, los resultados de este estudio parecen sugerir que, a fin de hacer de la carrera indoor lo más similar posible a correr al aire libre, se debe ajustar la cinta a una inclinación del 0% para los entrenamientos más lentos y a un 1% para los entrenamientos más rápidos. Sin embargo, hay un problema con esta interpretación que está basada en el supuesto de que el coste energético de la carrera de interior y al aire libre sean fundamentalmente iguales, y no hay razón para creer que esto no sea cierto 

Dado el hecho de que el coste energético de correr en una cinta es ligeramente menor que el coste energético de correr al aire libre, por lo menos a velocidades moderadas-rápidas, se podría pensar que uno podría completar una prueba contrarreloj de una distancia determinada (por ejemplo, 10K) ligeramente más rápido en una cinta. Curiosamente ocurre todo lo contrario: Los corredores son “más rápidos” corriendo en el asfalto. Esto fue demostrado recientemente en un estudio realizado por investigadores de la Universidad Estatal de Maringá, en Brasil en el cual 18 corredores populares realizaron 2 pruebas contrarreloj corriendo en una cinta y también en una pista al aire libre. Por promedio, estos corredores cubrieron 11.8k en la cinta y 12.2k en la pista. En otras palabras, los corredores rindieron un 3,3% más al aire libre. Sin embargo, las Frecuencias cardiacas (un marcador indirecto del coste de la energía) fueron más bajas en la cinta, lo que indica que correr al aire libre resulto ser "más duro". 

Puede parecer paradójico que los corredores rindan mejor al correr en el medio "más duro" es decir, al aire libre, pero hay una explicación simple: el rendimiento de carrera no está determinado por la rapidez con la que el corazón está latiendo. Más bien, está determinado por la percepción consciente del esfuerzo de un corredor mientras corre. En otras palabras, lo que cuenta no es la intensidad a la que nuestro cuerpo está trabajando, lo que importa es lo difícil que percibimos este ejercicio. Y a pesar de que el cuerpo trabaja más duro al correr al aire libre, correr en el exterior se siente más fácil. 

En el estudio citado, los corredores calificaron de manera similar el esfuerzo percibido, independientemente de que los 10k fueran en cinta o en el exterior. Esto se debe a que la percepción del esfuerzo fue la que determinó la intensidad a la que corrieron. En ambos entornos, el esfuerzo percibido aumentó linealmente a lo largo de la prueba hasta alcanzar el máximo en la parte final de la misma. Esto hizo que los dos esfuerzos fueran prácticamente equivalentes aunque el ritmo y frecuencia cardíaca variase entre ambas condiciones 

¿Por qué se percibe un esfuerzo mayor, y por lo tanto reduce el rendimiento, en la cinta? Samuele Marcora, un fisiólogo del ejercicio en la Universidad de Kent, que estudia la relación entre el esfuerzo percibido y la capacidad de resistencia, señala que correr al aire libre: 

1. Produce más flujo de aire contra el cuerpo.

2. Implica una percepción visual del movimiento que falta en el interior.

3. Promueve un mayor pensamiento disociativo a través de una mayor estimulación visual general.

Todos estos factores han demostrado reducir el esfuerzo que se percibe al correr. 

Otro posible factor es la mayor sensación de libertad de movimiento al correr al aire libre, en particular la libertad de hacer pequeños ajustes paso-a-paso. Si bien es posible ajustar la velocidad de la mayoría de cintas en incrementos de 0,1 millas por hora, correr al aire libre conlleva ajustes mucho más sutiles y más frecuentes que se hacen inconscientemente, dando al corredor un mayor sentido de la libertad convirtiéndolo en algo más agradable. Según Marcora, "Hay una conocida teoría sobre la motivación llamada teoría de la auto-determinación, lo que demuestra que el dar a la gente más autonomía o libertad mejora su estado de ánimo y su motivación. Por tanto los efectos psicológicos de la autonomía pueden afectar a la percepción del esfuerzo." 

Mike Wardian probablemente estaría de acuerdo con esta explicación. En 2004, Wardian estableció un récord mundial de maratón en cinta con un tiempo de 2:23:58. Su record personal en maratón al aire libre es de 2:17:49, y estima que el día de su intento de récord indoor, su estado de forma era como para haber corrido en 2:21 al aire libre. Wardian al intentar buscar una razón que explicase este menor rendimiento en su actuación en la cinta, dijo que se sentía "atado" y que por lo tanto le resulto más "desafiante mentalmente" que correr al aire libre. 

La conclusión seria que si uno desea hacer del correr en cinta el equivalente a lo que sería hacerlo en el exterior, no es ni la frecuencia cardíaca ni el ritmo de correr al aire libre lo que se debe tratar de reproducir al correr en cinta, sino más bien el nivel de esfuerzo percibido. De esta manera, no hay necesidad de jugar con la inclinación. Solamente habría que seleccionar una inclinación de un 0% y ajustar la velocidad hasta que el nivel de esfuerzo sea percibido de igual manera que cuando se corre al aire libre. Una vez establecido este ritmo al nivel de esfuerzo equivalente, uno debería encontrar que tanto la velocidad como la frecuencia cardíaca son ligeramente más bajas de lo que serían al correr en el asfalto. 

De hecho, este patrón se ha demostrado experimentalmente. En 1991, investigadores suecos pidieron a 11 voluntarios que corrieran tanto en cinta como al aire libre a una intensidad correspondiente una calificación de la percepción de esfuerzo de 11 ("esfuerzo ligero"), 13 ("algo duro"), y 15 ("duro") en una escala de 6 a 20. Los sujetos corrieron más lento y mostraron menor frecuencia cardiaca en los tres niveles de esfuerzo al correr en el interior. Pero debido a que sus calificaciones de esfuerzo percibido eran iguales, los corredores estaban realizando un entrenamiento equivalente en ambos entornos.

LOS NUEVE MEJORES ALIMENTOS PARA FORTALECER NUESTRO CEREBRO

16/10/2017 por Fit Factory

LOS NUEVE MEJORES ALIMENTOS PARA FORTALECER NUESTRO CEREBRO

Por todos es sabido que la alimentación juega un papel fundamental en nuestra vida diaria, ya que a través de ella aportamos nutrientes a nuestro organismo y obtenemos la energía necesaria para "funcionar" (recordemos que un "exceso" de energía conlleva un aumento del porcentaje de grasa corporal).

Pero, ¿qué ocurre con nuestro cerebro? ¿Existen alimentos beneficiosos para su funcionamiento así como, por ejemplo, las proteínas presentan grandes beneficios para la estructura muscular?

 

Los nueve mejores alimentos para nuestro cerebro son los siguientes:

 

1. Berenjena:

Debido a que es rica en antioxidantes llamados antocianinas (que se han demostrado para ayudar con la pérdida de memoria), Minh-Hai Tran, dietista afincado en Seattle, recomienda la berenjena (con la piel) como un vegetal particularmente saludable para el cerebro. Una porción de 200 gramos de berenjena (alrededor de dos tazas, en cubos) puede proporcionar 1.500 miligramos de antocianinas, que es una concentración bastante alta.

Una buena forma de cocinar la berenjena es hacernos una ensalada de berenjena asada.

 

2. Cacao:

¡Ojo!, no debemos confundir la afirmación "el cacao presenta beneficios para nuestra salud" con esta otra "el chocolate es beneficioso para nuestra salud", ya que actualmente están apareciendo muchas noticias sobre los beneficios del chocolate y no todas las variedades de chocolate son beneficiosas pero sí todas ellas poseen cacao (todo va a depender del porcentaje de cacao que contenga). Es por esto que debemos distinguir cacao de chocolate.

Los principales beneficios que se asocian al cacao son la mejora del estado del ánimo, debido a la liberación de endorfinas, y que ayuda a nuestro sistema cardiovascular gracias a que es muy rico en antioxidantes. La recomendación es la de consumir un cacao que sea, como mínimo, de un 70% de pureza.

 

3. Verduras:

Las verduras crucíferas como el brócoli, la coliflor, las coles de Bruselas y la col son ricas en compuestos que contienen azufre, lo que puede ayudar a proteger el cerebro del estrés oxidativo diario.

El brócoli es específicamente una fuente principal de la vitamina C antioxidante, que es vital para el cerebro, y beta-caroteno, que los investigadores creen que podría desempeñar un papel en la función cerebral. Las verduras crucíferas también se han relacionado con un menor riesgo de accidente cerebrovascular.

 

4. Arándanos:

Un estudio publicado en el año 2010 en el Journal of Agricultural and Food Chemistry señalaba que los polifenoles, que son un tipo de antioxidante que se encuentra en los frutos de colores brillantes como las bayas y los arándanos, pueden mejorar las capacidades de memoria y retrasar el inicio de la demencia mediante la reducción de la inflamación y el daño causado por las toxinas llamadas radicales libres.

Por otro lado, en otro estudio publicado en el NCBI en el año 2014, se señalaba que el consumo de arándanos podía tener efectos positivos en el tratamiento de trastornos neurodegenerativos.

Una receta saludable consistiría en jugar con la mezcla de zanahorias, arándanos y una salsa de yogur especiada.

 

5. Granos enteros:

El contenido en fibra y proteína de los granos enteros es netamente superior al de los granos refinados, por lo que son mucho más recomendables. Una investigación publicada en el año 2009 en el Journal of Nutrition señalaba que los granos enteros pueden desempeñar un papel en el retraso del deterioro cognitivo. En dicho estudio, los investigadores analizaron los hábitos alimenticios de 3.634 adultos mayores de 65 años de edad durante once años. Encontraron un vínculo significativo entre comer más alimentos sanos, incluyendo granos enteros, y una reducción de los niveles de disminución cognitiva (estos beneficios se fortalecieron con el tiempo).

 

6. Pescados grasos:

Los pescados grasos como por el salmón. Los pescados grasos contienen los ácidos grasos omega-3 que son necesarios para la función óptima del cerebro, y diversos autores señalan que podría existir una relación entra niveles bajos de omega 3 (específicamente ácido eicosapentaenoico -EPA-, y ácido docosahexanoico -DHA-) y el deterioro cognitiva.

 

7. Nueces:

Son ricas en compuestos potencialmente protectores del cerebro como la vitamina E, ácido fólico, ácidos grasos omega-3 y antioxidantes. Los expertos recomiendan consumir nueces en nuestra como sustituto de las calorías provenientes de la grasa de patas fritas y similares.

 

8. Legumbres:

Son ricas en fibra, proteínas y antioxidantes. Un estudio publicado en el Journal of Nutrition Health and Aging en el año 2012 relaciona una ingesta coherente de legumbres y hortalizas con un menor riesgo de deterioro cognitivo.

Una buena forma de añadir proteína a nuestra dieta y aprovecharnos de los beneficios de las legumbres pueden ser estas recetas saludables con garbanzos.

 

9. Té verde:

Contiene una clase de antioxidantes llamados catequinas que pueden ayudar a prevenir el deterioro cognitivo. También contiene un compuesto similar a los aminoácidos llamado teanina que ayuda a disminuir la ansiedad y promover una relajada vigilia estimulando la actividad de las ondas cerebrales alfa.

Una buena forma (y diferente) de tomarnos el té verde, si no nos gustan las infusiones, sería hacernos un smoothie de yogurt y té verde, refrescante y sin apenas calorías.

 

Consejos para cuidar nuestra salud cerebral:

Del mismo modo que un modelo alimentario tiene efectos positivos en nuestra salud física, es igualmente importante para mantener una correcta "salud mental", ya que nuestro cerebro como cualquier otro órgano necesita ciertos nutrientes esenciales para poder brindarnos unas funciones óptimas. La suma de factores correctos debería estar compuesta por:

1. Suficientes horas de sueño (entre seis y ocho es lo recomendable para la población adulta).

2. Una alimentación equilibrada y de calidad.

3. Un estilo de vida activo físicamente hablando.

CUERPO EN FORMA, MENTE EN FORMA: 9 BENEFICIOS DEL EJERCICIO FÍSICO SOBRE TU CEREBRO

27/09/2017 por Fit Factory

CUERPO EN FORMA, MENTE EN FORMA: 9 BENEFICIOS DEL EJERCICIO FÍSICO SOBRE TU CEREBRO

Que los beneficios de hacer ejercicio no se quedan solo en nuestra apariencia externa es algo de lo que estamos seguro en Fit Factory. Hacer un ejercicio moderado con frecuencia es bueno para la salud cardiovascular, previene el envejecimiento, nos mejora el estado de ánimo...

La relación entre un cuerpo activo y un cerebro en forma es otra de sus ventajas. Diversos estudios han demostrado que la actividad física mantiene y mejora nuestra salud mental de distintas formas. Estas son algunas de ellas:

 

1. Ayuda a generar más neuronas:

Durante mucho tiempo los científicos creían que el cerebro era el único órgano de nuestro cuerpo que no era capaz de generar nuevas células, llamadas neuronas. Aun hoy esto es algo que mucha gente cree.

Sin embargo, no es cierto, en un proceso denominado neurogénesis, el cerebro es capaz de generar nuevas neuronas, y uno de los factores que favorece este proceso es precisamente el ejercicio aeróbico, según una investigación llevada a cabo en ratones.

La zona en la que el ejercicio más influye en la neurogénesis es la del hipocampo, relacionada con la memoria y el aprendizaje y de la que se sabe que tiende a reducirse en las personas que padecen enfermedades mentales como la depresión o la demencia, de forma que el ejercicio podría, en cierto modo, ayudar a compensar o limitar el efecto de esas patologías.

 

2. Ayuda a tratar y prevenir la depresión:

La depresión es una de las principales causas de discapacidad en el mundo, y aun así no es fácil de tratar. Según algunos estudios, el ejercicio físico podría ser uno de los principales y más efectivos tratamientos contra la depresión y otros trastornos del humor y la personalidad.

El efecto antidepresivo del ejercicio físico parece estar relacionado principalmente con la serotonina, un neurotransmisor que influye en nuestro estado de ánimo, ansiedad y felicidad. También, como decíamos antes, con la generación de nuevas neuronas, por lo que parece tener influencia en la plasticidad y mantenimiento del cerebro.

El ejercicio físico no solo ayuda a tratar la depresión, también a prevenirla. Precisamente porque uno de los síntomas de la depresión es la apatía y la inapetencia de actividad física, es recomendable hacer ejercicio como hábito cotidiano, de forma que ayude a reducir el riesgo en personas con propensión a esta enfermedad.

 

3. Mejora las funciones ejecutivas:

Las funciones ejecutivas son habilidades mentales orientadas a la consecución de objetivos y enfocadas al futuro, como inhibición de la respuesta o la memoria del trabajo. Nos sirven para cumplir tareas complicadas o resolver problemas complejos. Y según algunos estudios, podemos mejorarlas haciendo ejercicio.

 

4. Mejora la capacidad de concentración:

En un mundo en el que siempre hay un estímulo para distraernos de lo que sea que estemos haciendo, parece que el ejercicio puede ayudarnos a mantener la concentración con más facilidad.

Eso concluía un estudio publicado en 2004 que analizaba la capacidad de concentración de personas que estaban en forma, frente a las que no lo estaban, así como la de personas que habían empezado a entrenar pocos meses antes frente a las que llevaban una vida sedentaria.

Los resultados mostraron no solo que la gente en forma se concentraba más fácilmente, sino también que el hecho de empezar a hacer ejercicio supone una mejora en la capacidad de concentración.

 

5. Aumenta la flexibilidad cognitiva:

La concentración no es la única habilidad que nuestras alocadas vidas ponen a prueba. A menudo tenemos que ser capaces de pasar de una tarea a otra, ajustar nuestra atención y seguir varios temas al mismo tiempo.

Al parecer, el ejercicio también puede ayudarnos con esto. Una investigación llevada a cabo en 2009 siguió a decenas de voluntarios que hicieron ejercicio en tres niveles de intensidad distintos durante diez semanas.

Al terminar, observaron que parece existir una relación directa entre la intensidad del ejercicio y la mejora de la flexibilidad congnitiva del individuo, entendiendo esta como su capacidad para prestar atención a varias tareas a la vez o para cambiar de una a otra rápidamente.

 

6. Mejora la memoria a largo plazo:

Varios estudios han demostrado que existe una importante relación entre el ejercicio físico y la memoria a largo plazo. Uno de ellos demostró que los individuos que se ejercitan durante un periodo de una media hora cuatro horas después de haber estudiado y aprendido algo, lo recordaban mejor. Sin embargo, no encontraron efectos significativos si el ejercicio se hacía justo después de la sesión de estudio.

Otro estudio analizó la misma cuestión dividiendo a sus voluntarios en tres grupos distintos, y pidió a todos ellos que memorizasen toda la información posible de dos párrafos de texto. A uno de los grupos se les mostró el texto después de entrenar, a otro antes y al tercero no se le pidió entrenar ni antes ni después. Los resultados mostraron que el grupo que había entrenado antes de leer el texto lo recordaba significativamente mejor que los otros dos.

 

7. Ayuda a mantener la materia gris:

La materia gris es la sustancia de la que está hecho nuestro cerebro, responsable de la transmisión de datos y por tanto de la agilidad de pensamiento. La edad y algunas enfermedades destruyen y hacen disminuir la cantidad de materia gris en nuestro cerebro, y parece que el ejercicio ayuda a mantenerla en buen estado.

Un estudio publicado en 2013 concluyó que los adultos que acostumbran a hacer ejercicio aeróbico de manera regular presentan una materia gris más densa y completa que sus equivalentes sedentarios. Y no solo ocurre en los adultos: otro estudio realizado en niños determinó la misma relación entre ejercicio aeróbico e integridad de la materia gris.

 

8. Alivia el estrés y reduce la ansiedad:

Es algo que todos hemos podido sentir: hacer ejercicio, ya sea corriendo, nadando, montando en bici o en cualquier otro formato nos ayuda a relajarnos y a recuperar el control de nuestra mente cuando sentimos ansiedad o estrés.

El ejercicio físico hace que el cerebro libere endorfinas, dopamina y norepinefrina, sustancias asociadas con una mejora de las funciones cognitivas, el estado de alerta y la mejora del humor.

Además, cuando algo nos preocupa o nos agobia, relacionado con nuestro trabajo, nuestras relaciones personales o cualquier otro problema, el ejercicio físico es una buena forma de obligar a nuestro cerebro a concentrarse en otra cosas, lo cual en muchos casos ya es suficiente para romper el círculo vicioso de la ansiedad.

 

9. Frena el envejecimiento cerebral:

A partir de los 30 años el cerebro comienza a perder volumen de forma natural: la materia gris se deteriora y reduce, y esto va provocando la pérdida progresiva de funciones, muy lentamente al principio pero de forma más aguda a medida que pasan los años.

Algunas investigaciones han demostrado que haciendo ejercicio, los adultos de más edad pueden recuperar entre un 1 y un 2% del volumen cerebral en la zona del hipocampo, lo cual supone el equivalente a revertir el envejecimiento de este órgano unos 2 años.

Un estudio realizado en 2013 también encontró una correlación entre el ejercicio físico y el tamaño del cerebro. Con voluntarios de entre 18 y 45 años, determinaron que el tiempo de ejercicio a la semana estaba directamente relacionado con el tamaño del hipocampo.

Página 123456789

Consigue una semana gratis en Fit Factory

Redes sociales

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Canal de YouTube Instagram Feed RSS de Noticias
Fit Factory
Carretera Ronda-El Burgo, Km 0 - RONDA 29.400 (Málaga)
Teléfono 952 87 83 32
Este sitio web usa cookies propias y de terceras empresas para su funcionamiento y para estadísticas. Si continúa navegando entendemos que las acepta. Más información - X